Videos de amigos para bodas: “Verano Azul” y “La Gozadera”

Lleva bastante tiempo de moda, pero en las bodas sigue creciendo la emotiva y graciosa costumbre de sorprender a los novios con un vídeo proyectado durante el banquete. Amigos enviando mensajes a los novios, bailando, haciendo algo gracioso, recordando anécdotas, bromas “internas”, familiares saludando desde otros países, los peques de la familia poniendo su gracia y su ternura… son miles las ideas y los motivos para hacer un vídeo. Desde luego, ofrece muchas más posibilidades y resulta más divertido y emocionante que un simple montaje de fotos con transiciones de powerpoint. Es un buen regalo para los novios, un bonito momento para los invitados y un hermoso recuerdo para los que lo realizan, además de lo bien que se suele pasar en la preparación y en el rodaje.

Para ello, es buena idea contar con las propuestas, consejos, medios técnicos y realización de un profesional de la producción audiovisual. El precio no tiene por qué ser elevado y pagando a escote entre varios amigos o familiares se garantiza un resultado de calidad. Y a disfrutar con un buen brainstorming, a planear locuras, a pasarlo bien en el rodaje y a emocionar con el resultado.