Festival Circarte 2016

Desde el 2013 vengo teniendo encomendada la tarea de realizar colecciones de fotografías de todos los espectáculos que se ofrecen durante el festival Circarte. Un festival de circo atípico, que puede sorprender a los no iniciados en este mundo, puesto que no se realiza en ninguna carpa, ni tiene animales. Se desarrolla en distintos días, repartidos en más o menos 2 o 3 semanas, y en distintos lugares. En la edición de 2016, durante el mes de septiembre, hubo actuaciones en la Plaza del Ayuntamiento de Alicante, en la Casa de Cultura de Campello (y en su ágora), en las calles de Campello, en el Teatro Principal de Alicante, en el Centro Cultural Las Cigarreras y en el Paraninfo de la Universidad de Alicante. Otro punto distintivo del festival, es que en casi ningún espectáculo se cobra entrada, sino que es Pay After Show, una modalidad que consiste en ver el espectáculo, y al final, valorarlo y pagar libre y voluntariamente directamente a los artistas aquello que se considere justo. Una modalidad que necesita todavía una importante labor pedagógica con el público, pero que pretende dignificar las artes de calle, como un potentísimo generador de cultura para la ciudad. Además, en esta edición, en las Cigarreras hubo un “Taller de Circo” donde los peques de la familia, pudieron probar y practicar equilibrios, malabares y diversos trucos, con un poblado equipo de monitores, expertos en la docencia de las artes circenses.

En esta edición participaron:

A continuación, un pequeñísimo ejemplo de las fotografías realizadas. Más fotos y más info de los artistas y del festival en http://www.circarte.com.

Anuncios

“El semáforo perfecto”: Un corto con la familia circense alicantina

Cada vez me considero más cercano al mundo del circo. Un circo sin animales, con acrobacias, malabares, espectáculos visuales, expresión corporal, clowns, humor, música…

La culpa de que cada vez me sienta más enamorado y enganchado a ese mundillo la tiene la familia circense alicantina, el festival Art en Bitrir, y sobre todo, la Asociación Donyet Ardyt y más aún la gente, uno a uno, que la conforma. Es algo así como un elemento aglutinador de cursos de formación, espacios para entrenar, compañías profesionales, actividades sociales, espectáculos, festivales, actividades infantiles, y más. Está formada por especialistas en casi cualquier disciplina circense y por gente dedicada a otras tareas menos “expuestas”, con unas cuotas de implicación, buen rollo, buen humor y arte que abruman. En ningún otro sitio he visto tanta energía positiva en cada cosa que hacen, tantas caras sonrientes en cada sarao que montan, tantas ganas por hacer y tanto mimo por hacer bien.

Hoy, 16 de abril, se celebra el día internacional del circo, motivo por el cual, me invitaron a realizar con ellos (anteayer) la grabación de un corto, homenaje especial a esa pista circense tan dura como es “el semáforo” y reivindicando la mayor y mejor visibilidad del circo como pilar cultural en nuestra sociedad, siempre necesitada de buenos valores, humor, compañerismo, deporte, arte, dedicación y pasión. Este ha sido el resultado, tras una jornada maratoniana de grabación y montaje.

Gracias, gente… por contar conmigo y por dejarme sentiros cerca. Sois para mi, una bonita y eterna fuente de inspiración artística y vital.